Scroll to top

Introducción

Hola! 

Después de casi 2 años a rumbo perdido conociendo mundo, he decidido por fin escribir un blog donde me gustaría compartir experiencias del viaje y hablar sobre algunos países,  espero que este blog os inspire un poco a conocer algo de este mundo enorme o al menos os saque alguna sonrisilla 🙂

A modo de introducción, yo y mi mochila del decathlon hemos estado en unos 20 países juntos. He viajado de varias maneras: a veces sola por países que no sabía ni ubicarlos en el mapa, a veces con amigos que había conocido por el camino, y a veces con  mi mejor amiga Anna o con mi novio por aquel entonces. 

Empecé mi viaje en el Sudeste asiático con Anna en Abril de 2016. Nunca pensé que pudiera estar 7 meses casi 24horas con la misma persona sin agobiarme, pero fue todo lo contrario, Anna y yo creamos un vínculo de por vida convirtiéndonos casi en hermanas. 

Conocimos a gente preciosísima durante el camino que iluminó nuestro viaje y de las que aprendimos mucho, vimos a las personas más pobres pero más felices, hicimos voluntariados con monjes caminando descalzas por calles llenas de miseria pidiendo comida para los pobres, pasamos momentos duros por la selva pensando que nunca llegaríamos a la próxima cueva, nos movimos en autostop, caminamos kilometros infinitos con una mochila de casi 20kilos (sí, y con 5 pares de bragas se sobrevive), lloramos, reimos… Intentamos siempre adaptarnos a la cultura del país donde estábamos y vivir como ellos. Aprendimos a vivir con muy poco y sin necesitar más.

En ocasiones nos separábamos para vivir un tiempo la experiencia sola. ¿Sabéis lo emocionante que es llegar solo a un hostel y “que pasen cosas”? Nada puede salir mal si vas con una sonrisa y llegas a tu habitación compartida con 10 camas más y dices “Hello”. Y hay tantísima gente que viaja sola que os sorprendería, ocupas tus días con personas desconocidas que rápidamente pasan a la categoría de “amigos” o “personas que te encantan”. Aprendes a que no te importe tanto el qué pensarán de ti, si conectas con alguien genial, y sino “hasta luego lucas”.

Cuando el viaje con Anna acabó, yo decidí quedarme un tiempo más, no veía el momento de volver a casa. Seguramente, también porque me enamoré por el camino… Sí, forma parte de la magia del viaje, también hay historietas de amor, todo se vive todo muy intenso. Desgraciadamente mi historia no salió bien del todo, pero el australiano del que me enamoré (Andy) y yo decidimos seguir viajando juntos por el mundo, lo cual fue maravilloso, no teníamos fin!

Así que después del Sudeste Asiático viajé por el Sud Asiático (India, Nepal, Sri Lanka), paré sin ser muy consciente en Emiratos Arabes dónde casi acabo raptada por un jeque árabe  (*post «El Jeque árabe y yo) y di el gran salto para Sud América, donde viajé por unos cuantos países que me enamoraron hasta que mi dinero básicamente se acabó y decidí mudarme a Australia para volver a trabajar y plantarme en un mismo sitio por un tiempo. Es la magia del viaje… Pensé que viajaría sólo por 6 meses y prácticamente pasaron 2 años de locura dando tumbos.

Ah, ¡y no soy rica! Si queréis saber gastos, me podéis preguntar sin problema, pero ya os digo que nunca viví con lujos y era igual o más feliz que ahora. Siempre con la misma ropa y calzado, sin maquillaje ni tacones, sólo tenía mi mochila sucia, mi móvil para mirar el mapa porque sino no llego ni a la vuelta de la esquina y mil ganas de comerme el mundo. Se puede viajar muy barato, sin caprichos ni lujos y tenerlo todo. Eso sí, si queréis aventuras auténticas, olvidaros de camas cómodas y restaurantes… No os arrepentiréis, mis mejores experiencias han sido en los peores antros!

Después de tanto tiempo en la carretera creo que es inevitable que los viajeros perdamos un poco nuestra identidad, el viaje es mágico pero cuando acaba te sientes desubicado, para mí es como que no perteneces a ningún sitio (pero a la vez perteneces a todos). Así que por fin, en mucho tiempo, he encontrado un lugar algo parecido a un “hogar” en un país maravilloso que se llama Australia, y por eso me gustaría explicaros muchas cosas de aquí. LINK.

Así que yo por ahora, ¡necesito un descanso! Pero os animo a TODOS/AS a que os lancéis a la avntura, será de lo mejorcito que podáis hacer. No he escuchado a muchos viajeros diciendo: «ojalá no lo hubiera hecho». Espero que disfruteis leyendo este blog, y sobre todo, aunque yo soy muy burra escribiendo y hay mil anécdotas de “mala suerte”, por favor, quedaros con lo bueno, porque cada historia es un gran aprendizaje o motivo de una gran sonrisa.

El mundo es precioso amigos, abramos los ojos a nuevas personas y culturas, nunca sabemos a quién vamos a conocer que nos ilumine el camino! Amén 😉

Related posts