Scroll to top

La puerta del Sudeste Asiático para muchos, es la capital tailandesa conocida por su cantidad de templos y su ajetreo en las calles, cuenta con unos 10 millones de habitantes.

Es una ciudad llena de contrastes, edificios modernos y todo tipo de lujos a su vez que es un lugar totalmente caótico, pero donde sentirás por normal general la hospitalidad tailandesa.

La mayoría del «jaleo» y zona backpackers está alrededor de Khaosan Road, la zona más turística y el núcleo del caos. Hay muchas opciones de alojamiento, gastronomía, masajes, absolutamente todo alrededor de esta área.

La ciudad es bastante grande, así que para moveros tendréis que caminar mucho o pedir tuk tuks. Consejo! Algunos conductores intentarán cobraros más dinero, negociad las tarifas antes de subir al tuk tuk y no os dejéis engañar.

¿Qué hacer?

Khaosan Road

Bueno, si pienso en esta calle de Tailandia lo primero que me viene a la cabeza es fiesta máxima, es definitivamente la zona donde la mayoría de mochileros se alojan, así que es facilísimo conocer a gente en cualquier hostal o bar de esa zona.

Es una calle céntrica y muy central en Bangkok, que tiene alojamientos para todos los gustos (literalmente), así como opciones baratísimas de comida en la calle y bebida. Puedes encontrarte de todo: desde israelitas que acaban el servicio militar y están de vacaciones, alemanes que acaban de finalizar sus estudios, latinos con ganas de conocer el mundo, personas que empiezan su viaje por Asia, personas que lo acaban… En definitiva, todo tipo de viajeros 🙂

Por las noches, las calles se llenan de música en vivo, terracitas de gente bebiendo cerveza y muchas discotecas. Es un lugar 100% dedicada al turismo; no creo que sea súper peligrosa pero tampoco tienes la sensación de seguridad total, así que cuidadito por si acaso.

Visitar templos

El más famoso, sería el «Gran Templo«, que es un complejo de edificios que formaron parte de la residencia real durante más de 150 años y que ocupa una superfície de más de 200.000 metros cuadrados.

Es una de las visitas «obligatorias» si estás en Bangkok, nosotras no entramos pero lo vimos por fuera (y ya es impactante), así que al menos caminad por esa zona que es muy hermosa. Y si queréis entrar, recordad el código de vestimenta, cubriros rodillas y hombros.

Otra visita que no os podéis perder (y esta vez con entrada) es el Wat Pho, donde está el famoso Buda dorado reclinado que ocupa 46 metros de largo, está a unos 10 minutos caminando del Gran Palacio.

Os recomiendo que entréis a templos aleatorios que encontréis escondidos por las calles, los templos pequeños suelen tener encanto. Y si aún os queda tiempo y ganas de templos, coged un barco para ir al otro lado del río y visitad el Wat Arun, una estupa diferente cubierta de porcelana china.

Mercados

Si queréis comprar bonito y barato, no os perdáis los mercados de Bangkok, no sólo hay increibles mercados de comida, sino también de ropa, artículos falsificados de marca, souvernirs, etc.

En caso de estar ahí en fin de semana, aprovechad para ir al Chatuchak Market, es el más grande de toda Tailandia (más de 15.000 paraditas!) y uno de los más grande del mundo entero.

Imperdible para mí cenar en Chinatown, por la noche se llena aún de más ambiente y paraditas de comida por la calle, hay un ambientazo genial. Yaowarat es la calle donde está la mayor actividad de paraditas de comida, sentaros en una de esas mesitas de plástico en la calle y a probar diferentes cosas.

Otro mercado famoso por sus artículos falsificados (calzados, ropa, relojes…) es el mercado nocturno de Patpong. Está situado en Silom, una zona que también tiene mucha vida nocturna en la ciudad. Además, aprovechad que ya estáis en esa zona para visita

Silom

Silom es una zona más empresarial de la ciudad, donde todo se ve más moderno y lujoso que cualquiera otra área. A parte de ser una muy buena opción para ir de compras, también hay varios parques bonitos allí, como el «Lumpini Park«, así como galerías de arte gratuitas y bares más selectos como el famoso «Sky bar» para disfrutar de increibles vistas de la ciudad.

A menos que vayáis en plan familia, deberíais caminar por el área del distrito rojo y en especial pasar por Soi Cowboy, una callecita bastante corta llena de bares de Gogós y bastante prostitución. No creo que sea una cosa súper agradable de ver pero creo que forma parte de lo que es «Bangkok» y no está de más darse una vuelta por ahí.

Veréis a mucha gente ofreciendo los famosos «Ping pong show», donde las mujeres se meten objetos y animales vivos en sus partes más privadas. Vivimos en un mundo de locos 😉

¿Dónde alojarse?

  • Si os alojáis en el mismo Khaosan Road, leed bien las críticas de hostelworld. Podéis alojaros en lugares de hasta 1 y 2 euros pero será toda una aventura, según lo que estéis buscando.
  • Si no, cualquier zona que quede a unos 5 o 10 minutos caminando de Khaosan Road está bien, y así no estáis tan directo en la zona de fiesta (por ejemplo, Samsen Road). Nosotras nos alojamos en «Khaosan Immjai» y era limpio, barato y más tranquilo.

Galería

Related posts