Scroll to top

Esta soy yo

Soy una romántica de la vida que vive todo de manera muy intensa.

Desde pequeña, siempre sentí desde dentro que tenía que viajar y conocer el mundo, no podía ver los programas de «callejeros viajeros» porque me daban demasiada envidia, «yo quiero hacer eso» siempre pensaba.

Tuve una relación estable con un chico maravilloso con el que me iba a casar a los 23 años, cuando los dos nos dimos cuenta de que éramos más amigos qué pareja, y yo tenía que empezar mi propio camino sola.

Decidí hacer el camino de Santiago con mi hermana, que es mi pilar, para ver qué hacer con mi vida, y en ese maravilloso viaje decidí salir de España para empezar a vivir experiencias nuevas.

Como mi inglés era terrible, fui a vivir a USA como aupair (nanny) durante un año. Viví en un pueblo perdido en el fin del mundo, en el estado de Maryland. Los primeros meses fueron fantásticos, pero los últimos fueron más bien duros, la familia y yo no conectamos como esperábamos y me sentí un poco atrapada allí, especialmente los últimos 3 meses, donde no podía disponer del coche de la familia y estaba día y noche metida en esa casa.

Aunque esa experiencia fue muy dura, cuando salí de allí pude apreciar mucho más mi libertad. Vivíamos a 3horas caminando hasta el centro del pueblo y necesitaba coche para todo, así que después de tanto tiempo medio encerrada allí, aprendí a apreciar hasta el hecho mismo de caminar por la calle e elegir «qué calle tomar», todo pequeño acto de libertad me parecía un regalo.

Volví a casa con un inglés más fluido y trabajé durante 1 año en marketing y ventas para un hombre encantador que a día de hoy considero mi segundo padre, Jordi. Pero sabía que mis alas seguían abiertas y tenía que seguir volando, así que mi mejor amiga Anna y yo nos fijamos un objetivo para dejarlo todo, coger mochilas y recorrer el mundo (post, como empezó ttodo).

El resto de la historia más o menos ya la sabéis, está todo explicado en Introducción.

¿Y quién soy yo?

Un corazón andante de Mataró (Barcelona), a la que le cuesta mantener una vida «normal» durante mucho tiempo, a la mayoría de gente le asustan los cambios, yo los necesito. Aunque llevo muchos años fuera de casa, soy extremadamente dependiente de mis padres y mi familia, las personas que más quiero en este mundo.

Mis padres lo son absolutamente todo para mí, no hay día en que no les llame para explicarles alguna tontería. Soy quien soy, gracias a ellos, y nunca me cansaré de decirles que son lo mejor de mi vida.

Mi pasión son mis sobrinas pequeñas, Atenea y Marina, y mi pequeño aventurero ya algo más mayor, mi sobrino Borja, que nos ha salido viajero también y me enorgullece un montón.

Simplemente vivo la vida con pasión. Estoy perdida en la mayoría de las ocasiones y nunca sé qué camino tomar, pero intento vivir al día y confío en que la vida me va llevando a dónde tengo que ir, así llevo ya dos años, «siguiendo a mi corazón», para bien o para mal.

Soy extremadamente torpe y despreocupada con mis cosas, creo que por eso siempre me pasan mil historias que contar, día tras día. O me caigo, o meto la pata en algo grave, o me pongo en situaciones de verguenza yo misma… Soy un caso, como diría mi madre.

Soy graciosa (o lo intento) y súper natural y espontánea, intento que no me afecten demasiado las fotos de las súper buenorras de Instagram, procuro ser siempre yo misma e intento constantemente tener una autoestima medianamente elevada, puesto que es el principio de la felicidad para mí.

Pienso que siempre pasan cosas cuando sales a la calle, pero para eso tienes que salir y tener la mentalidad abierta y la actitud positiva. Suelo tener siempre una sonrisa pintada en la cara porque me encanta la vida y amo relacionarme con la gente, la sonrisa se desvanece cuando me levanto con resaca porque realmente odio desperdiciar horas de vida, aunque me gusta demasiado tomarme mis copas de vino antes de irme a dormir, así que no puedo quejarme 🙂

Por ahora vivo en Melbourne, lugar que me encanta porque la gente es encantadora, la ciudad es fácil, con mil cosas para hacer, y estoy haciendo un trabajo que me gusta (Grow Pro), ayudando a la gente a vivir experiencias como la mía.

Me encantan las películas de miedo, aunque no suelo tener tiempo para verlas. Mi peli favorita es el «efecto mariposa» porque demuestra como todo cambia en función de las acciones que elegimos, por lo que no creo en un destino fijo, creo en que el destino lo vamos creando nosotros en función de nuestras elecciones. Tampoco creo en las coincidencias, creo que ellas son señales que debemos seguir porque nos llevan a algo.

Echo de menos a mi familia y mis amigas más íntimas todos los días, aunque ellos saben que no soy muy buena respondiendo mensajes. Echo de menos al chico del que me enamoré en el viaje y con el que compartí media parte de este blog, pero ese es un duelo que debo pasar y no voy a consentir que la pena me quite fuerzas para salir adelante.

Soy luchadora y valiente, y pienso que nos tomamos la vida más en serio de lo que es. Como soy una melancólica, envío mensajes románticos todo el tiempo a mi gente diciéndoles lo especiales que son, no sea que se les olvide. Para mí el amor, delante de todo!

Así que espero que en este blog conozcáis un poco mi parte cursi que escribe de corazón, así como la parte torpe de «aquí estoy yo, que tiemble el país dónde esté, que voy a tope a ver qué pasa»!!!

Vamos Sheila! A por Melbourne, tia!!!