Scroll to top

Me llamo Juana

Llego a un hostal en Hsinchu, costa Oeste de Taiwan, los locales apenas hablan inglés.

La dueña del hostel me dice: «Me llamo ‘Juana’, y tu?», y le digo: «Ah, Juana es un nombre español también, qué gracia!». Y me dice: qué ilusión y que tu también te llames Juana (y ahí me doy cuenta que no me ha entendido en absoluto, pero tiene un brillo especial en los ojos porque me llamo como ella… Le sigo el rollo).

Y la mujer se pone super feliz. Me dice que tenemos un nombre católico y que es un orgullo porque ella es super religiosa. Me pregunta si lo soy y le digo que sí, seguimos con la mentirijilla sin querer.

Veo que Juana empieza a llamar a sus amigas y solo entiendo que habla de mí, imagino que la pobre debe estar flipando, debe pensar que soy un mensaje de dios, una alma gemela o algo asi.

Me despierta por la mañana con el desayuno que me lo trae a la cama. Que mona. Le voy a pegar un bocado a la tostada y me dice que no no, que primero se bendice (hostia, como no voy a saberlo yo que me llamo Juana y soy creyente). Ahi nos ponemos las dos a bendecirlo ….

   Enviar artículo en formato PDF   

Related posts