Scroll to top

Perfume Pagoda

Un destino ideal para correr una pequeña aventura cerca de Hanoi, lo mas auténtico es alquilar una moto para llegar hasta allí (está como a dos horas en moto). La gracia de este mini viaje es que exploreis por vuestra cuenta!

A medida que os alejáis de la capital, empezaréis a ver gente más local y auténtica, menos quemada del turismo (los vientamitas en general son geniales pero los que viven en Hanoi están un poco colapsados de turistas y no son tan majos como los que encontraréis en el interior).

Nosotros conocimos a un grupo de locales en un restaurante local y me dejaron probar el tabaco con tubo de bambu tradicional. Martin haciendose el gracioso en el video diciendo que me gustan los tubos largos, vaya cachondo el tio! jajaja

Vereis que los paisajes serán más verdes y bonitos, y respiraréis menos polución, sereis libres de quitaros las mascarillas por un dia entero 🙂

Vistas de camino en moto

Vistas del camino en moto

Cuando lleguéis a Perfume Pagoda, dirigiros a la estación de barcos que aparece en mapsme. ¡Ojo! No os esperéis una súper oficina con aire acondicionado, más bien veréis a un grupo de vietnamitas encabezonados en que pagueis un precio que no sale en la Lonely PLanet y que os obligaran a sacaros un seguro (que sera baratisimo), asi que adentraros a la aventura y hablad con los locales.

Negociad el mejor precio que podáis y que os lleven en el barco por el río para ver los templos.

Os ense;o aqui la oficina de turismo donde arrendamos el barquito!

Una vez esteis en el barquito, una persona os conducira al otro lado del rio, es hermoso, color verdoso y aguas calmas, parece que estes en el Amazonas!

En algunos momentos tendreis que agachar la cabeza al pasar por debajo de puentecitos, pero vamos, aunque caigais ahi no tiene pinta de cocodrilos. Vereis alguna familia en el barquito paseando tranquilamente, linda experiencia. Ah, importante! Como veis el barquito no tiene techo, nosotros cogimos hojas gigantes de los arboles como proteccion, asi que mejor llevad gorras y mucha crema solar.

En el barquito

En el barquito

Cuando os bajéis del barco, explorad tanto como podáis! Hay muchos templos y santurarios, cuevas sagradas con ofrendas dentro y mini estatuas religiosas, tiendecitas que conservan cabras muertas y serpientes en jarrones llenos de líquido que diós sabe lo que es…

Las personas que viven en ese parque nacional son todos locales, recomiendo muchísimo que caminéis por esas montañas e intentéis hablar con todo el que podáis, son gente increíble que te explicarán las tradiciones y te recibirán con una gran sonrisa!

Y nos os perdáis el atardecer desde el barquito!

Atardecer

GALERÍA

Gallery slideGallery slideGallery slideGallery slideGallery slideGallery slideGallery slideGallery slide

 

 

Related posts