Scroll to top

Sapa

Terrazas de arroz

Pequeño pueblo situadas en las montañas del norte de Vietnam, envuelto por terrazas de arroz y paisajes increibles. Una zona donde pasar unos días en contacto con la naturaleza,  disfrutar de la paz y hablar con los locales del pueblo. La actividad principal para hacer allí es hacer trekkings para ver los paisajes.

Nosotros sólo visitamos el pueblo de Sapa para comer (pueblito turístico, no estaba mal). Al salir del autobús acercaron como 80 mil señoras locales ofreciéndonos sus casas para vivir una experiencia local (o sea, duermes en casa de una familia y cenas con ellos). Nosotros lo hicimos y fue una experiencia chula, lo único es que ya sabemos que es un negocio para elllos, no es un «intercambio cultural» de corazón para que me entendáis, pero bueno, que ellos también tienen que generar ingresos si la cosecha les sale mal, pobres 🙂

¿Cómo llegar? 

Hay que coger un largo autobús desde Hanoi preferiblemente, ya que el lugar está perdido en el norte, pero merece la pena. Nosotros en teoría cogimos un autobús de 6 o 7 horas, pero acabó tardando como 20 (y delante mío en el bus había un niño que sólo quería jugar conmigo todo el rato porque estaba aburrido, y era súper pesado el pobre). Nuestro percance fue que era época de lluvias y las carreteras estaban inundadas… Pero vamos, que en estos buses de Asia siempre hay movidas para llegar y aún así merece la pena 🙂

¿Dónde dormir?

La casa donde nos alojamos nos la habían recomendado, se llama «My Tra Homestay» y está en una aldea que nos encantó, «Ta Van Village«. Hay que coger un moto taxi para llegar allí, está algo alejado pero para mí la experiencia con los arrozales es más pura ya que estás en la misma zona de la plantación. En el pueblo puedes ver a las mujeres con el traje típico transportando esos bultos gigantes donde cargan el arroz, las vientamitas son guerreras!

La comida que nos prepararon estaba deliciosa, y la familia fue súper amable! Cenamos con más gente del hostal, y después de la cena jugamos todos a cartas con chupitos típicos vietnamita que te dejan tieso cuando llevas dos. Por la noche prácticamente toda la aldea se llena de mochileros en una de los hostales para socializar y beber cerveza, para no perder la costumbre ni en el medio de la nada… No tenemos remedio!

Trekkings

Resumiendo, es un lugar súper relajado y bastante hippie, con uno o dos días es suficiente para vivir la experiencia a no ser que necesites un buen tiempo de relax e inspiración!

Cuidado si es época de lluvias porque el suelo resbala mucho mientras haces los trekkings, Lucas se calló y de destrozó el culo! Y cuidado también si te pierdes por los arrozales, yo fui a correr y al meterme entre los arrozales un perro me persiguió para morderme, porque los tienen ahí de guardianes!

Gallery slideGallery slide

*Pedir a Anna más fotos!

Related posts